Convivencia en las fiestas

Cuando nuestros hijos comienzan la etapa de las fiestas infantiles, las invitaciones a los cumpleaños, celebraciones y sobre todo en esta época , a las posadas. Es importante platicar con ellos antes de llegar al evento y describirles el propósito de asistir a una fiesta y como se va a desarrollar la actividad.

Claro que las fiestas están hechas para divertirse, pero hay que prevenir berrinches y malos ratos innecesarios haciéndoles saber los límites sobre cuales son las acciones aceptadas y cuáles definitivamente deben evitar.

Te recomiendo hacerle saber a tus hijos, estos 5 puntos antes de llegar a las fiestas:

  1. Respetar que la fiesta es para festejar una ocasión especial de un amigo o compañero y hay que seguir las indicaciones, turnos en los juegos y actividades que organicen en el festejo.
  2. Convivir con buena actitud y sobre todo sin violencia con sus amiguitos y adultos que asistan a la fiesta. Por ejemplo saludar al llegar, sonreír y participar en las actividades.
  3. Obedecer cuando le digas que es hora de irse, procura dar indicaciones claras. Por ejemplo: cuando sea horade irnos, ponte los zapatos y recoge tus cosas sin cuestionar.
  4. Agradecer a los organizadores de la fiesta y despedirse antes de salir.
  5. ¡Divertirse! Lo mejor de ser niños es aprovechar las fiestas para recibir premios, pegarle a la piñata y comer dulces. ¡Explícale con emoción que, es un privilegio ser invitado a las fiestas y lo mejor es disfrutarlas con mucha alegría!.

TIP IMPORTANTE: Si te toca ser quien los lleve a las fiestas, aprovecha el momento para disfrutarlo con ellos bailando y jugando. Estás creando recuerdos que le durarán toda la vida a tus hijos.

 

Siguenos

¡Hagamos la cartita a Santa Claus!

Inicia la cuenta regresiva para la navidad y los niños están ansiosos por hacerle saber a Santa sus peticiones para este año. Aprovecha el momento para realizar una actividad de convivencia en familia entre padre e hijo que te ayudará a conocerlo mejor y saber realmente sus deseos para esta navidad.

Mi consejo para iniciar la carta es el siguiente:
Escribe con tu hijo un comportamiento bueno en especifico que haya mejorado o sido notable este año y uno que pueda mejorar para el siguiente, haciéndole saber que aquellos logros que consiguió con su esfuerzo, dedicación y su buen comportamiento tienen recompensas.

Una recomendación que te hago, es que cuando tu hijo empiece con su lista interminable de juguetes, procures enseñarle que puede elegir uno de acuerdo a una característica específica, por ejemplo:

  • Elegir un regalo para su diversión: hay una gran variedad de opciones de regalos de moda que hay en el mercado, pídele que elija el que le parezca más impactante.
  • Elegir un regalo para desarrollar un talento: piensen juntos cuales son sus fortalezas,  por ejemplo: cantar, bailar, dibujar, algún deporte o tocar un instrumento. Y elijan un regalo que le ayude a desarrollar esa habilidad.
  • Elegir un  regalo para convivir en familia: muchos regalos de navidad nos ponen en aprietos al abrirlos y resulta que convivimos más armando el regalo que al momento de jugarlo. Seleccionen un regalo que sirva para pasar tiempo de calidad en familia, ya sea un juego de mesa, un balón o rompecabezas.
  • Elegir 1 regalo para desarrollar su creatividad: las aplicaciones móviles son una buena opción para que tu hijo tenga contacto con las nuevas tecnologías, al elegir esta opción procura que sea una acorde a su edad  y con uso limitado.

  • Elegir 1 regalo para activarse físicamente: piensen en un regalo que sea útil para mover el cuerpo y  jugarse en equipo con niños de su edad o con sus hermanos. El objetivo es motivar su ilusión hacia la diversión en equipo.

Por último, pregúntale, ¿Qué te gustaría que santa Claus le regalará al mundo? Te aseguro que te llevarás una grata sorpresa al conocer la respuesta de tu hijo.

Disfruta esta maravillosa etapa de la niñez de tu hijo inculcándole que lo más importante de celebrar la navidad es el compartir el amor a la familia y a todos los que nos rodean.

Siguenos

¡Mío! Mi hijo no le quiere prestar sus cosas a otro niño

Seguramente como padre te has visto en la situación en que tu hijo no quiere compartir sus juguetes cuando llega un niño a unirse a la actividad. 

Es una cuestión natural, en la que de pequeños, las pertenencias en el momento, significan algo muy importante para ellos y no entienden el sentido del tiempo, creen que le están entregando el objeto en cuestión, para siempre . Y como padres podemos darnos cuenta de lo mal que la pasan cuando les decimos, “ándale hijo préstale tus cosas”.

¿Qué podemos hacer?

  1. Procura no tomar partido de la situación, apoya a  ambos bandos y ve por el bien general. Por ejemplo: si se puede dividir en partes iguales el juguete o en caso de que no, cambiar la actividad a realizar para evitar situaciones negativas en la convivencia.
  2. Averigua el contexto de la situación, por ejemplo: si tu hijo no le quiere prestar su juguete, no te adelantes y digas: préstaselo, no seas grosero. es importante saber qué  ocurrió para que no desee prestarlo, tal vez antes él sufrió la misma situación con otro juguete.
  3. Sé claro con la explicación sobre el préstamo del juguete, hazle saber a tu hijo que solo durará unos minutos y que el tesoro volverá a sus manos. Eso lo dejará con más tranquilidad.  
  4. Permite que tu hijo tome una decisión sobre qué desea hacer después de haberle explicado la situación.  Eso sí, si notas que se presenta una falta de respeto entre ambos, se firme y cancela la actividad para todos.

Mi consejo es: Sé previsor, si sabes que lo expondrás ante una situación en donde probablemente comparta sus cosas, procura no llevar su juguete favorito. Es mejor llevar material o juguetes que sean fáciles de dividir o inciten al juego en equipo y siempre piensa en que los hijos son nuestro reflejo. ¿Qué harías tú, si tuvieras que compartir lo más preciado que tienes con alguien que acabas de conocer?

 

Siguenos

Enseñar a mi hijo a valorar lo que tiene

Actualmente los niños reciben un gran cantidad de estímulos sobre los juguetes, accesorios, ropa y artículos de moda; con el objetivo de motivar a pedirte que le compres más y más cosas sin tener un motivo especial para hacerlo y  va perdiendo el valor y cuidado de lo que obtiene.
Como padres debemos ser cuidadosos al decidir con qué facilidad le otorgamos a nuestro hijo todo lo que pide y cómo reaccionamos para resolver su necesidad cuando pierde o rompe un objeto.

La clave está en no acostumbrar a los hijos a recibir cosas con solo pedirlas.
La próxima vez que te pidan comprar algo solo por el impulso de tenerlo, puedes plantearle una meta para lograr su objetivo, por ejemplo: ayudarte a poner la mesa toda la semana, para poder recibir un premio.

 

Mi consejo es que evites darle de inmediato todo lo que desea y le estarás ayudando a tu hijo a crecer con una buena actitud hacia el esfuerzo y el cuidado de sus cosas.

Siguenos

Cómo fomentar la paciencia en tus hijos

Nuestros hijos nacieron en una nueva cultura de la inmediatez, en la que tienen acceso al entretenimiento al alcance de su mano con facilidad para cambiar de contenido sin interrupciones con solo mover un dedito. Y estas facilidades se ven reflejadas en la falta de paciencia y cero tolerancia hacia lo que no les gusta ver, hacer o interactuar.

Es muy importante que como padres, seamos conscientes de llevar un equilibrio entre cumplir los deseos de los hijos y exponerlos a situaciones que no sean de su total agrado para enseñarle a tolerar la frustración.

 

Enseñarle a los niños a tolerar la frustración es darles herramientas para que sean capaces de afrontar problemas y controlar sus emociones.

Puedes aplicar estos tips para desarrollar una actitud positiva ante las situaciones que no son de su agrado:

  1. Tu eres su ejemplo a seguir, procura reaccionar ante las adversidades, como te gustaría que lo hiciera tu hijo.
  2. No lo sobreprotejas o le des todo hecho. Permítele que cometa errores y si, aunque te tardes un poco más en hacer las cosas, déjalo que experimente y lo haga con sus propias manos.
  3. No te rindas y hagas lo que él quiere solo por evitar un berrinche, acuérdate que los niños entienden a la perfección la relación entre gritos y obtener lo que desean.
  4. Crea el hábito de fijarse metas a corto plazo y recompensalo con algo significativo, como el dejarlo elegir una película o un juego de mesa.

Mi consejo es que no trates de evitar que tu hijo pase momentos que no le agradan. Ya que forman parte de la vida y lo mejor es que los guíes para saber cómo enfrentarlos.

Siguenos

¿Qué hacer cuando mi hijo no quiere socializar?

Como padres tenemos una gran responsabilidad en la forma en la que nuestros hijos se relacionan, juegan y se comunican verbal o físicamente con los demás.

Si quieres que tu hijo cuente con las habilidades para convivir sanamente, debes fomentar su relación con las personas que están a su alrededor, desde los niños de todas las edades, adultos de su núcleo familiar y prestadores de servicios.

Seguramente has escuchado la frase de: “Los niños son un espejo de los padres”, y es que, es a través de la imitación que los niños aprenden cómo interactuar en la sociedad. Para los niños, imitar es una forma de demostrar empatía y lo hacen repitiendo palabras, gestos y expresiones… buenas y malas.  Y se ve reflejado en su estilo de convivencia diaria con quienes lo rodean.

Haz un esfuerzo por ser un buen ejemplo para tu hijo al saludar, ser amable, dar las gracias y reaccionar con una buena actitud ante situaciones negativas que puedan suceder en el día. Procura no caer en la trampa de pedirle a tu hijo que actúe de una manera si tu haces lo contrario.

Por ejemplo: que el salude a sus vecinos, si tu nunca lo haces.

Es importante también, conocer la personalidad de tu hijo, si es tímido o introvertido, no lo forces a convivir ni reproches una conducta antisocial. Ten presente que todos los niños tienen estilos diferentes para hacer nuevos amigos.

Pero ojo, mantente atento a los cambios de comportamiento en la forma de socializar de tu hijo. Ya que son una consecuencia de alguna preocupación o no se sienten seguros en ese ambiente.

Puedes estimular su interacción con los demás con las siguientes actividades:

  • Llevándolo a una clase extra
  • Invitando a algún amigo a pasar tiempo por la tarde.
  • Practica con el algún juego simbólico y simula que son diferentes personas estableciendo un conversación.

Mi consejo es que comprendas la personalidad de tu hijo y tímido o extrovertido, siempre trabajes con él su seguridad personal para que sea capaz de expresarse e introducirse con quienes lo rodean.

 

Siguenos

Mi hijo se muerde las uñas

Existen muchas razones para que los niños desarrollen hábitos nerviosos, en la mayoría de los casos, la conducta de morderse las uñas comienza de forma inconsciente, por imitación hacia algún otro miembro de la familia que tenga el mismo hábito. Otros casos en menor proporción, inician cómo un escape para descargar la tensión o nervios que les genera el día a día. Tal vez te preguntaras ¿Qué le puede causar nervios a mi hijo si solo es un niño? Pues lo que a nosotros cómo adultos nos parece simple, como el asistir a una escuela nueva, presentar un examen, socializar, alejarse de mamá o papá, para ellos puede ser un gran reto y encuentran una forma de calmarse realizando esta conducta de morderse las unas.

En general este habito nervioso no es preocupante, pero por cuestiones de aseo personal y sobre todo por ayudar a tu hijo a calmar su sentimiento de nerviosismo, es bueno que trabajes con el para afrontar la situación y disminuirla hasta eliminarla de sus conductas diarias.

Si notas que le duelen sus dedos, sangran o tiene alguna infección, te recomiendo que acudas al pediatra y refuerces en casa  las técnicas para evitar la conducta.

En la mayoría de los casos, el hábito de morderse las unas es una lucha constante que perdura hasta la adolescencia. Se consciente que hay que tratar y volver a tratar ya que es un habito difícil de romper.

¿Qué puedes hacer para ayudarlo?

Estas son algunas de las técnicas que puedes utilizar con tus hijos para disminuir estos hábitos:

  • Relajación: El primer paso para superar el hábito nervioso es enseñarle a tu hijo  a relajarse. Un estado  relajado le hará mas receptivo a las sugerencias y mas capaz de cambiar su comportamiento.Intenta hacerle un pequeño masaje a la hora de dormir o ponerle música relajante pueden ayudarlo a que se mantenga tranquilo.
  • Conciencia:  Los hábitos se vuelven automáticos y tanto tu hijo como las personas que lo rodean se acostumbran y dejan de hacer comentarios al respecto. Como mamá de vez en cuando lo notaras y tu reacción será llamarle la atención, por ejemplo si tu hijo lleva días mordiéndose las uñas frecuentemente y de repente lo regañas para que lo deje de hacer, el intentara dejarlo pero enseguida lo volverá a hacer. Regañarlos es la manera menos eficaz de ayudarlo, lo que debes de hacer es conseguir que tu hijo sea consiente de lo que esta haciendo, recordándoselo cada que lo realice.
  • Cambio de situación: Algunos hábitos nerviosos tienen lugar solamente en cierto lugares o situaciones. Trata de identificar que es lo que genera que se coma las uñas, cuando y donde se utiliza el hábito.
  • Alternativas: Busca algún comportamiento que compita con el hábito para evitar que este ocurra. Por ejemplo: dale una pelota para que la pueda aplastar con la mano o acariciar algún peluche y así evitar que se lleve la mano a la boca. Cualquier intervención directa, como aplicarle chile, esmaltes amargos o amenazarlo que le vas a poner alguna otra cosa extraña sobre las uñas, le parecerá un castigo, aunque esa no sea tu intención. Cuanta menos presión asocie con el hábito, más probable será que pare por su cuenta cuando esté preparado.
  • Motivación: Debes celebrar cuando utilice una alternativa para evitar su antiguo comportamiento. Por ejemplo: si ya no se muerde las uñas cada que se sube al carro, tu como mamá reconoce que lo esta haciendo bien. Al principio debes celebrarlo tantas veces como sea necesario, cuando el hábito empiece a disminuir se pueden reducir los reconocimientos.
  • Práctica: Debes tratar que tu hijo practique al menos 3 minutos un comportamiento que evite el hábito, esto hace que incremente la motivación para no utilizar el hábito y el mismo cada que intente llevar su mano a la boca utilizara la alternativa, cada que lo haga reconoce su esfuerzo y conforme vaya mejorando reduce el tiempo de practica.

Mi consejo es que manejes la situación con ligereza, para que no genere más emociones y estrés a tu hijo.  No dejes que perciba tu molestia y le digas “¡Ya deja de morderte esas uñas!!” ya que podrías convertir el hábito en una lucha de poder. Lo mejor es tratarlo con naturalidad y de forma directa. Hazle saber que lo que hace le perjudica, pero que  debe ser el quien contribuya y ponga de su parte para eliminar este mal hábito.

Déjame un comentario acerca de la conducta que más te interese saber cómo ayudarle a tu hijo a eliminarla.

  • Chuparse el dedo
  • Apretar o rechinar los dientes
  • Tartamudear
  • Morderse las uñas
  • Hacer Muecas y tics
  • Obsesión por la limpieza
  • Jalarse el cabello
  • Hurgarse la nariz
  • Golpearse la cabeza o balancearse
  • Tronarse los dedos
  • Hacer ruidos

 

 

 

 

Siguenos

Mi hijo no hace más que pedir que le compre cosas todos los días

¿Te ha pasado que a tu hijo nada le complace? Lo premias con una visita a su restaurante favorito o jugando en sus lugares preferidos y aun así exige más.

Entonces, es necesario que pongas manos a la obra para ayudar a que tu hijo desarrolle como ser más tolerante y comience a asociar que para obtener algo, debe esforzarse.

Hay que dejarle claro a nuestros hijos qué, aunque haya dinero, no se trata siempre de gastarlo en regalos para ellos.  Los niños no tienen noción sobre el valor del dinero y sus peticiones van desde un dulce hasta regalos electrónicos de mucho valor económico.

Es recomendable que, a partir de los 4 o 5 años, comiences a enseñarle a tu hijo lo que cuestan las cosas.  Puedes empezar con cosas sencillas en casa, por ejemplo:

  1. Contrátalo en casa: que realice alguna tarea en casa y a cambio de su trabajo recibirá un pago. Se muy clara al describirle la acción que debe realizar. “tu riega las plantas de lunes a viernes y yo todos los viernes por la tarde te daré tu dinero”.
  2. Esfuerzo propio: dale ejemplos de cómo puede ganar dinero vendiendo algún producto con sus familiares o vecinos.
  3. El ahorro: puedes llegar a un acuerdo con tu hijo, si realiza sus tareas diarias, recibirá una mesada. Pídele que elija una bolsa o cajita especial para guardar su dinero y así ira juntando para comprarse algo que desee.

Será de mucha ayuda, si antes de iniciar el proceso tu hijo elige qué desea comprar y hasta lo puedes imprimir y poner la imagen en un lugar visible para aumentar su motivación.

Procura acompañarlo de cerca, pero dejarlo que haga todos los pasos desde la preparación, la venta, promoción y que no desista a los primeros minutos. Ya que solo así valorará como se gana el dinero. Así cuando acudan a la tienda descubrirá si cuenta con el dinero necesario para comprarlo o necesita esforzarse un poco más.

En mi experiencia personal, me funcionó armar con mi hija un puesto de limonada un sábado durante las vacaciones de verano para que descubriera por experiencia propia cuanto trabajo cuesta ganar $100.00 o $200.00. y llegar a la juguetería para descubrir que el juguete que desea cuesta 4 veces más. Eso le ayudo a valorar lo que tiene en casa y a elegir con alegría un juguete adecuado a su presupuesto.

Mi consejo es que le des a tu hijo lo que necesita, no lo que desea. Es nuestra obligación como padres prepararlos para crecer con los pies en la tierra y que sean capaces de obtener sus propias recompensas.

Siguenos

Por qué es importante desarrollar el entusiasmo en tu hijo

La capacidad que tienen los niños para imaginar o crear algo con su inteligencia y lo que tienen al alcance es un recurso que en la actualidad desafortunadamente, nuestros hijos están perdiendo, a causa de nuestra necesidad como padres de resolverles todo y hacerlos pasar por la menor cantidad de esfuerzo posible.

La imaginación es un elemento necesario para la creación de pensamientos y se debe inculcar desde pequeños porque es un hábito que a largo plazo generará que los sueños sean canalizados a la realidad y se conviertan en acciones y realidades.

Aquí es donde agregamos el “ingrediente secreto” del entusiasmo a la formación de nuestros hijos, para que toda actividad que realicen sea hecha con empeño porque creen en sí mismos y en sus capacidades para hacerlo bien. Y no se hay que confundirlo con ser positivos  de ver el lado amable de las cosas, si no de estar convencido, tener la confianza  y hacer que las cosas pasen.

Por ejemplo: un niño positivo piensa que le va a ir bien en el examen porque estará sencillo. Un niño entusiasta se prepara estudiando para presentar el examen y sacar buena calificación.

Motiva a tu hijo para que en sus juegos, use su imaginación con entusiasmo.

  1. Empieza por no resolverle todo, deja que busque soluciones para situaciones diarias en casa.
  2. Evita el exceso de juguetes que entorpecen su imaginación.
  3. Se estricto con el uso de la tecnología. Limita horarios y contenidos no apropiados para su edad.

En pocas palabras: un niño entusiasta es quien piensa en una idea o meta, imagina cómo le puede hacer para lograrlo y lo convierte en acciones para lograrlo.

Mi consejo es que uses cualquier situación o tema en el cual pueda participar y lo motives a darte una solución y si lo practicas diariamente, notarás la diferencia en su confianza y entusiasmo ante la vida.

 

 

 

Siguenos

Cómo enseñarle a mi hijo a fijar metas

Sin importar la edad, siempre puedes motivar a tus hijos superar sus metas.

Durante sus primeros meses, conforme a su crecimiento, los bebes logran metas de salud y desarrollo cognitivo de forma natural. Alrededor del primer año de vida empiezan a buscar formas para lograr lo que desean, como alcanzar un objeto arrastrándose o gateando, llevarse un alimento a la boca. Y conforme crecen, los objetivos se vuelven más complejos, cómo el  vestirse solos, realizar algún deporte o dominar el uso de un juguete.

Los niños son decididos por naturaleza y saben exactamente lo que no quieren. Pero puedes ayudarlos a encontrar qué es lo que si desean.

Seguramente como madreo o padre a lo largo de tu vida te has puesto muchas metas, algunas si las has cumplido o otras quedaron en el olvido por diferentes circunstancias.

Mi consejo es, que guíes a tus hijos a que siempre se fijen metas viables, es decir, que se puedan cumplir. Una meta bien establecida cuenta con las siguientes características:

  1. Debe estár por escrito
  2. Ser posible de realizar
  3. Tener fecha de realización
  4. Ser motivante
  5. Ser congruente
  6. Ser especifica
  7. Convertirla en acciones
  8. Ser visualizable
  9. Ir acorde con la persona

Por ejemplo: si tu hijo desea poder cruzar sin ayuda todo el pasamanos del parque. Inicia por escribirlo o pedirle que haga un dibujo, asegurarte de que alcanza los barrotes y tiene la fuerza suficiente para hacerlo solo, fija los días y horas para practicar, cuando mostrará su habilidad y asegúrate de saber que es lo que hace que quiera lograrlo.

Si tu hijo te comparte sus planes e ideales cómo: “quiero ser un astronauta, maestra, científica o actor”. Explícale paso a paso y con metas a corto mediano y largo plazo cómo puede llegar a cumplirlas.

Recuerda qué, saber a donde quieres ir , hará que sea más fácil trazar el camino.

 

Siguenos