Soy el líder de mi familia, ¿Lo estoy haciendo bien?

Como padre o madre eres responsable de orientar y guiar a tus hijos, pero también de dirigir la forma en que se desarrolla el ambiente entre los miembros, la organización del dinero, tiempo y estilo de vida que llevan en familia. Cada casa tiene sus propias reglas y costumbres, de acuerdo a lo que les funciona, no hay un estilo establecido que sea el correcto o el mejor para vivir en familia ni existe una familia perfecta, pero puedes guiarte con estos consejos.

  1. Inculca la lealtad en la familia, la familia es la primera línea de defensa y debe mantenerse unida como un equipo.
  2. Practiquen el demostrar el cariño con acciones y compromiso y hazles saber a todos los miembros que pase lo que pase serán amados.
  3. Vivan bajo un ambiente de respeto, dentro y fuera de la casa, explícales que no es válido burlarse o expresarse negativamente de ningún miembro de la familia.
  4. Sean tolerantes ante las diferentes necesidades y formas de pensar.
  5. Hablen y expresen realmente sus sentimientos, sueños, anhelos, preocupaciones y emociones.

Ser padre o madre es el trabajo de tiempo completo con mayor grado de dificultad, pero sin duda alguna es el mejor remunerado con el cariño de tu familia.

Dedícale a tu “equipo” el tiempo que se merece y sigue siendo un líder al que quieran seguir.

Siguenos

Cómo dar una indicación a los niños

¿Le has pedido a tus hijos que hagan algo y no lo hacen? Los niños suelen olvidar o simplemente no entender claramente lo que les estás pidiendo. Frecuentemente los padres mezclan las indicaciones o utilizan palabras complejas que los niños no logran a entender, de tal forma que se pierde la indicación y los niños terminan por no realizar la acción y los papás por entender que no hicieron caso.

Intenta seguir estos consejos cada vez que desees darle una indicación a tus hijos

  • Asegúrate que sea una indicación que pueda realizar en el momento.
  • Elimina distracciones al momento de hablarle,  Tablet, tv o música.
  • Cuando le hables, velo directamente a los ojos y al terminar de dar la indicación pídele que la repita para asegurarte que la entendió
  • Habla de forma clara y simple, no le pidas cosas muy generales como “pórtate bien”, pídele una acción concreta como “siéntate bien o guarda silencio”
  • Utiliza órdenes positivas, cambia “deja de hacer ruido” por “baja la voz”
  • Agrega un indicador de tiempo, por ejemplo: ahora mismo, en este momento
  • No des indicaciones en forma de pregunta ni agregues frases que le hagan sentir que es petición, por ejemplo ¿te sientas a comer? Mejor dile  “siéntate a comer”

Estos tips te ayudarán para hacerte escuchar con tus hijos y a ellos les facilitará saber que es lo que esperas sobre su comportamiento, tú verás que esto hará una gran diferencia para evitar malos entendidos.

Ponlos en práctica y cada vez será más fácil la comunicación con tus hijos.

Siguenos

¿Por qué es importante preparar a tu hijo para trabajar en equipo?

Saber trabajar en equipo es una habilidad que permite cooperar para un bien común, es decir, adaptarse a diferentes formas de trabajo y pensamiento para lograr un objetivo.

A lo largo de la vida, nos enfrentamos a los retos del trabajo en equipo, desde pequeños lo hacemos al participar en una baile escolar, formar parte de un equipo deportivo, actuar en una obra de teatro. Estas actividades ayudan a tu hijo a prepararse, para que al crecer sea tolerante a la frustración, paciente y respetuoso en su entorno familiar, social y de trabajo.

Puedes practicar en casa el trabajo en equipo haciendo la siguiente actividad:

  1. Piensen en una meta u objetivo familiar que deseen lograr, por ejemplo: “una semana llegando puntual a la escuela”
  2. Describan las fortalezas y debilidades de cada uno de los miembros de la familia
  3. Escriban un plan en donde cada miembro de la familia aporte una acción para lograr la meta
  4. Explica a tu hijo cómo la participación de cada uno de los miembros hará que se logre el objetivo.

Brinda la oportunidad a tu familia de reforzar sus lazos mientras tu hijo desarrolla aptitudes de solución de problemas en equipo.

Siguenos

¿Qué sucede si los papás se pasan de permisivos con sus hijos?

Ayudarle a tu hijo con la tarea y comprarle un dulce por haber sido responsable en sus actividades toda la semana, es muy diferente a, hacerle la tarea y  comprarle el dulce para que deje de hacer berrinche en la caja del supermercado, son situaciones completamente distintas que marcan la pauta en la actitud de tu hijo.

El exceso de atención y protección para los niños genera una alta probabilidad de que desarrollen conductas altaneras o groseras, no solo con sus padres sino también en la escuela y en general con quienes conviven día a día.  

Si te preguntas ¿Hasta dónde es sano complacer y atender a mi hijo para no volverlo caprichoso? Piensa en lo que sabes que es capaz de hacer o lo que realmente merece de acuerdo a su actitud y situación.

 

Nuestra recomendación es:

Diseña reglas claras para tu casa, salidas a un paseo o cuando te acompañen a hacer un mandado.
Asegúrate de hacérselas saber a tus hijos y de hacerlas cumplir.
Procura que sean pocas reglas, muy claras y aterrizadas a la realidad
Con su consecuencia por cada acción no cumplida.
No las cambies seguido porque entonces no serán firmes.

Siempre piensa en que una infancia sin límites, será una adolescencia desorientada.

Siguenos

Formando niños responsables.

Responder ante una acción es lo que hace a una persona responsable y si tu deseo como padre o madre es que tu hijo al crecer se convierta en alguien que tiene cuidado al tomar decisiones, presta atención a esta información.

Alrededor de los 3 años, los niños comienzan a desarrollar habilidades del pensamiento que les permiten comprender las consecuencias de sus actos. Es el mejor momento para iniciar su formación como niño responsable, de sus actos y  de sus pertenencias.

Un buen consejo es, que las actividades que el niño debe hacer, se las digas resaltando el beneficio que obtendrá, por ejemplo: “Mira que bonito se ve tu cuarto cuando tienes tu cama”.

Otra opción es que se haga cargo de actividades que le llamen su atención, puede ser regar diario una plantita o mantener un espacio de la casa sin juguetes o alimentar un animal, por ejemplo un pez. Y así si será muy claro para el niño ver la consecuencia de sus actos.

Enfócate en una acción y poco a poco aumenta las actividades en las que tu hijo puede hacerse responsable.

Piensa en lo que hace bien tu hijo, cuales son las actitudes responsables con las que ya cuenta y díselo, ¡Hijo me gusta que seas responsable en _______!

La clave está en no hacer estas actividades de forma intermitente, porque así lo confundirás y creerá que la responsabilidad es un juego.

Ten presente que la responsabilidad se forma con la constancia y es indispensable la guía de los papás en este camino de la responsabilidad durante los primeros años de vida del niño.

Siguenos

Cómo ayudarle a tu hijo a desarrollar su pensamiento crítico

El pensamiento crítico es la capacidad de analizar y evaluar la información sobre un tema y tener un punto de vista. Si te preguntas, ¿para qué le sirve esto a un niño? Es de gran ayuda para tomar decisiones y resolver problemas.

Tú puedes ayudarle a tu hijo a pensar por sí mismo, a tomar los puntos buenos y malos y a crear una conclusión del tema.

Puedes iniciar con situaciones cotidianas que ocurren en la ciudad, por ejemplo que use su pensamiento crítico al ver una barda con grafiti o un pequeño accidente de tránsito.

Prueba con temas de interés para tu hijo, que le generen dudas, explícale diferentes opciones, historias o teorías y dale  espacio y libertad para que te comparta su opinión.

Mi consejo es: Motívalo a buscar explicaciones aterrizadas en la realidad del porqué de las cosas, eso fomentará su interés por investigar y crear conclusiones basadas en el conocimiento de la situación y no más que en lo que alguien más le dijo que era lo que tenía que pensar sobre ese tema.

Y como punto extra! Estarás reforzando sus habilidades de investigación, lectura y comprensión.

Siguenos

Conociendo a la Familia

Convivir diario con las personas nos hace dar por hecho que las conocemos bien y tal vez solo sabemos lo básico de ellas. Lo mismo puede pasar en la casa. Quizás no nos hemos dado el tiempo de analizar lo que realmente piensan y sienten quienes son más cercanos a nosotros.

Hace unos días mi hija mayor me pidió que le contara la historia de un recuerdo bonito que tuviera de ella cuando era menor, sinceramente tengo un millón de recuerdos, pero contarle una anécdota en concreto me costó un poco de trabajo. Y me hizo reflexionar sobre los mejores momentos que pasamos en familia.

Te invito a reunirse en familia y escribir estas preguntas en papelitos

  1. ¿Sabes cual es la persona o personaje a quien admira?
  2. ¿Cual es la actividad que disfruta más hacer?
  3. ¿Cual es el logro del que se siente más orgulloso?
  4. ¿Cual es su mayo sueño?
  5. ¿A quién considera su mejor amigo?
  6. ¿Cual es su mayor temor?
  7. ¿De qué te reíste la ultima vez?

Convivir y comunicarte en familia es crear memorias que durarán para siempre. Y seguramente si realizas esta actividad, recordarás momentos felices que no tenías en mente.

 

Siguenos

Deseas que tu hijo sea exitoso

Pensar en el futuro de tu hijo seguramente hace volar tu imaginación pensando en todo el potencial con el que cuenta y las infinitas posibilidades que tiene para triunfar en lo que desee.

Está en tus manos inculcarle una de las herramientas más poderosas para que su futuro sea brillante, habló de la disciplina.

La disciplina inicia en casa, en las pequeñas acciones que realiza tu hijo desde pequeño, es enseñarles a hacer a un lado sus deseos para que puedan cumplir con sus obligaciones, recuerda que la disciplina no es sinónimo de regaño o castigo, sino que se trata de establecer expectativas, límites y fomentar la responsabilidad personal en ellos.

Puedes asignarle responsabilidades de acuerdo a su edad y conforme vayan creciendo puedes ir incrementando estás, así le demostraras que confías en él Te sugiero llevar a la práctica algunas de estas actividades, que son sencillas y se pueden realizar diariamente.

  • Tender la cama o ayudarte a hacerlo en la medida de sus habilidades motrices
  • Seguir un horario diario de actividades
  • Colocar la ropa sucia en el cesto
  • Limpiar la mesa
  • Alimentar a una mascota
  • Preparar un día antes su uniforme
  • Guardar sus juguetes
  • Ayudar en lavar las verduras o frutas

Puedes explicarle a tu hijo que la disciplina es: hacer cosas que quizá no tengan ganas de realizar en ese momento, como la tarea, pero al hacerla diario con concentración, obtendrá un buen resultado al final del mes.

Recuerda darles motivación positiva para que se entusiasmen al realizar sus quehaceres o las actividades que le asignaste, por ejemplo, puedes desafiar a tu hijo a recoger la ropa sucia en el menor tiempo posible o hacer un concurso con sus hermanos para saber quién recoge los juguetes rápidamente.

Es importante también que motives con gestos o palabras dulces que le transmita que estás orgulloso de él, puedes decirle “buen trabajo”, “con tu ayuda fue más fácil”, “gracias por ayudarme”, “Vas muy bien” , “Te estás esforzando mucho y te lo agradezco” etc.

La disciplina va de la mano del auto control y es una cualidad que se puede construir con el paso de tiempo. Pon manos a la obra, ya que está comprobado que quienes la practican obtienen los resultados esperados.

 

Siguenos

Enseñar a tus hijos a hacer amigos

Todos necesitamos de un amigo en cualquier etapa de nuestra vida, quién no recuerda a ese amigo de la infancia que se convirtió en una hermana o hermano por elección, un amigo es nuestro confidente y nos acompaña en los momentos felices pero también en los difíciles, el tener un amigo fortalece nuestro sentido de pertenencia y aumenta nuestra autoestima. Por esta razón, es importante inculcar en nuestros hijos desde muy pequeños el valor de la amistad.

En la etapa preescolar muchos niños comienzan a formar amistades verdaderas, pero otros les cuesta trabajo ya que no saben cómo hacer amigos. Estos cinco consejos que te recomendamos  pueden ayudarle a tus hijos en el proceso de hacer amigos.

Comienza por platicar con ellos en momentos casuales como en el carro o en la comida para conocer qué opina o qué piensa de la amistad.

  1. Hazle saber que para hacer un nuevo amigo es importante tener una buena actitud, sonreír y perder el miedo a invitarlo a jugar o preguntar si se puede unir al juego.

  2. Explícale que para elegir a un amigo debe haber un gusto en común, algo que les agrade hacer juntos. Que es preferible alejarse de quienes son groseros o no siguen las reglas porque pueden causarte problemas.

  3. Dale ejemplos aterrizados a su edad, que le ayuden a comprender que para ser un buen amigo hay que hacer cosas buenas por ellos, jugar por turnos a lo que cada quien desea, tratarlos como a ellos les gustaría que lo hicieran o animarlos si están tristes.

  4. Plática sobre la importancia de conservar a los amigos, ya que es tan importante hacer nuevos amigos como conservar a los que ya se tienen.

  5. Háblale sobre las cosas que los amigos no hacen, por ejemplo decirse mentiras, pegarse y de las formas que existen para resolver las diferencias.

Sin duda los niños vivirán experiencias buenas y malas haciendo amigos, lo importante es que como padres estemos al tanto de lo que sucede en su círculo de amigos y  presentarle opciones de lo que pueden hacer para que desde pequeños hagan buenos amigos.

Siguenos

Descubre lo que tiene 2019 para la educación preescolar

Es evidente cómo de 10 años a la fecha ha cambiado, a pasos agigantados, nuestra forma de relacionarnos con el mundo. Las Tecnologías de la Información han impactado la mayoría de las áreas de nuestra vida, casi siempre con un efecto positivo. La educación no se ha quedado atrás, y poco a poco ha adoptado nuevas maneras de enseñanza. En este post queremos contarte un poco sobre ¿Qué podemos esperar de la educación preescolar en 2019?

  1. Personalización
    El desarrollo de cada niño es diferente y con la llegada de herramientas que fomentan la personalización, se podrá evaluar a los niños desde la etapa preescolar para saber si necesitan ayuda especial en diversas asignaturas y comenzar a prepararlos para su paso a primaria.

  2. Maestros más calificados
    La ventaja de la educación preescolar en la preparación de los niños ha sido muy plausible. En América, cada vez hay más oferta de instituciones y profesores altamente especializados para incrementar la ventaja que los niños pueden tener al llegar a la educación primaria.

  3. Enfoque en educación física
    Con la pandemia de obesidad infantil a tope, las escuelas se han visto en la necesidad de ofrecer una serie de clases extracurriculares en las que los niños puedan generar una cultura deportiva o artística que los ayude a mantenerse activos. Cada vez vemos más oferta de artes marciales, danza, natación, fútbol, gimnasia, etcétera desde temprana edad.

  4. Integración de Tecnología
    “Los niños de ahora ya nacen con una tablet” es lo que escuchamos decir a las generaciones más viejas de los niños. Como nativos digitales, a sus pocos años de vida tienen acceso a un gran repositorio de información y herramientas para hacer su vida más fácil. Muchas veces no tienen que esperar a que un adulto resuelva sus dudas o les enseñe algo. Gracias al uso de la tecnología, las nuevas generaciones son más proactivas e independientes que las anteriores. Debido a su uso generalizado, la inclusión de tablets en el aula es un paso casi natural y se adapta a cualquier método de enseñanza.

  5. Educación basada en el juego
    La educación tradicional ha encontrado un gran aliado en la ludificación de sus contenidos. Ahora, incluso los niños con mayores dificultades de concentración o aprendizaje pueden desarrollarse académicamente gracias a la enseñanza con base en el juego. Lo contenidos de las clases se quedan en la memoria de una manera más orgánica; y los niños querrán continuar ejercitando su capacidad de aprendizaje después de las horas de escuela.

En Lalabum sabemos que no todo debe ser aprendido detrás de una pantalla y que existe un balance entre lo real y lo virtual; por ello, nuestros métodos de enseñanza favorecen las dos maneras de aprender.

Que no se pierdan los buenos valores.  Lleva a tus hijos y alumnos a ser la mejor versión de sí mismos con las aplicaciones y actividades de Lalabum.

Siguenos