¿Cómo ayudo a mi hijo a evitar los excesos?

Adicción al televisor

Llegas del trabajo, abres la puerta y te das cuenta que hay trastes sucios, tienes que hacer el súper, comprar materiales para que tus hijos hagan su tarea…terminan de comer y tienes que atender una llamada muy importante, lo primero que piensas es en cómo mantenerlos ocupados para poder terminar tus tareas, volteas y observas el televisor, piensas en que ese aparato puede ser tu aliado. Pero pensar esto es un error cuando no te das cuenta de lo que observan tus hijos, ni cuánto tiempo pasan frente al televisor. Por ello Lalabum te da a conocer 10 puntos para que puedas darle el uso adecuado y así obtengas más beneficios.

  1. Establece reglas, mantente firme y llévalas a cabo. Entre menos edad tenga tu hijo las obedecerá fácilmente.
  2. Establece horarios. Puedes permitir ver a tus hijos su programa o caricatura favorita y evita que la televisión permanezca encendida durante el día. De igual manera tú como mamá debes de organizarte con el horario y ponerles el ejemplo, ya que si acostumbras prender el televisor y apagarlo hasta en la noche, será más difícil para tus hijos poder realizar estos cambios.
  3. Realiza una programación para un mejor control de los horarios en que estará encendido el televisor. Y aplica consecuencias positivas o negativas según su cumplimiento.
  4. Si llevas el control del tiempo que ven tus hijos la televisión, procura que sea al tiempo en que termine su programa favorito.
  5. El ver la televisión no debe interferir con la cena u otras actividades.
  6. Dele avisos con 10 minutos de anticipación antes de que llegue el momento de apagar la televisión.
  7. Alterna otras actividades para tus hijos y diviértete con ellos, pueden jugar algún juego de mesa, escuchar algún cuento, etc.
  8. La televisión es un reforzador natural. La puedes utilizar como motivación para cambiar un comportamiento, por ejemplo: pide que tu hijo recoja sus juguetes después de usarlos y otorgarle media hora de televisión.
  9. Si no te encuentras en casa, puedes supervisar el horario de televisión, ya sea que la programes o la ajustes para que tu hijo la utilice como se ha acordado.
  10. Organiza tu tiempo y ten la oportunidad de ver la televisión con tus hijos y platicar con ellos sobre lo que ven.

 

Exceso a los videojuegos

El jugar videojuegos puede tener algunas ventajas como el desarrollo de habilidades de coordinación, sin embargo si se permite su uso en exceso, es decir, sin un límite de tiempo pueden causar adicción, consumiendo la energía y el tiempo de tus hijos y tu familia.

Te sugerimos que lo acompañes y supervises el contenido de los juegos, ya que muchos de ellos no son los adecuados a su edad, en vez de ello proporciónale material con valor educativo. También re recomendamos usar el videojuego como reforzador cuando el niño realice una tarea que le habías pedido.

Si tu hijo no te hace caso en cuanto al uso de los videojuegos, desconecta el juego o quita el aparato hasta que tu hijo haya ganado el tiempo para jugar.

 

Quiere todo

Por más que le dices a tu hijo que no pida nada porque hoy no le vas a comprar…  escuchas, ándale mami cómpramelo, yo lo quiero, cómpramelo, mami cómpramelo, ¡te dije que me lo compres!  Hasta que termina gritando y llorando porque no has cumplido “a sus peticiones”. Si tú terminas por comprarle algo, aun cuando ya le habías dicho que no, le estas enviando el mensaje a tu hijo que puede obtener lo que quiera, a través del berrinche. No pongas en duda con un quizás, di no y no des vuelta atrás.

Por el contrario cuando se ha portado bien, y puedes cumplirle lo que te pide, ¿Por qué decirle que no? ¿Entonces cómo debemos actuar? El desear algo es muy natural entre los niños pequeños, sin embargo debes de ser firme en lo que dices para que tu hijo no se malacostumbre a tenerlo todo.

Por otro lado, es necesario que hables con la familia o personas que conviven con tu hijo, ya que como mamá puedes decidir prohibir un dulce o un juguete, y los abuelos u otros familiares se lo obsequian para evitar escucharlo llorar.

Hoy en día es muy común que existan mayor número de mamás que trabajan, pero no trates de compensar a tus hijos el tiempo que no estas con regalos. Mejor dedícales el mayor tiempo que te sea posible y convive con ellos.

Pon en práctica estos 3 pasos para que inicies algunos cambios:

  1. Cuando vayan de compras, hagan una lista por escrito y menciónale a tu hijo que únicamente lo que está en esa lista es lo que se va a comprar. Si a pesar de ello tu hijo te pide un postre o galletas, puedes darle una explicación breve del por qué no.
  2. Te recomendamos la técnica del disco rayado y la del tiempo fuera (las puedes encontrar en la publicación de 10 técnicas básicas para la disciplina). También puedes utilizar los elogios de manera ocasional.
  3. Apóyate en los gráficos para registrar su conducta y los progresos que vaya teniendo hasta que logre el comportamiento deseado.

 

 

Siguenos
Posted in Lalabum Padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *