¿Cómo puedo hacer para que mi hijo me ayude en las tareas?

En ocasiones como padres nos enfrentamos a comportamientos inadecuados de nuestros hijos, provocando en nosotros enojo, frustración, irritación e impotencia, afectando nuestro ambiente familiar y la comunicación con nuestros hijos.  Es necesario que sigas las recomendaciones que te presentamos a continuación, que seas paciente y constante al llevar a cabo las acciones necesarias para que tus hijos se comporten mejor.

 

No colabora en casa

Si has pedido a tu hijo que ayude a recoger, a limpiar la mesa o simplemente que te acompañe a la tienda y eso lo hace ponerse de malas, entonces has vivido esta situación. Es como si nuestros hijos en lugar de darnos su ayuda, pareciera que los estamos castigando. Además puede que tu hijo te conteste, te rete o te cuestione diciéndote ¿por qué tengo que ir yo?, ¿por qué no mejor va mi hermano?, yo fui la última vez… entonces te preguntas ¿cómo hacer para que mi hijo sea más responsable?, ¿cómo enseñar a mi hijo que es importante cooperar?

 

  • Deje tareas sencillas para los más pequeños, por ejemplo: depositar la ropa sucia en el cesto, guardar los juguetes que haya utilizado.
  • Cuando tu hijo se acerque y quiera ayudarte no lo detengas, enséñale a ayudar y muéstrale como hacer tareas sencillas.
  • Las tareas deben de corresponder con la edad de tu hijo. Puedes motivarlo diciéndole que ya está en edad de hacerlo, o para tareas futuras mencionarle que las hará cuando sea mayor, y cuando pueda se sentirá orgulloso y las realizará con gusto.
  • Siempre asegúrate de que la tarea que le pides a tu hijo la realicen correctamente y supervísalo. Si es una tarea que hará diariamente, aclara el momento en que tiene que hacerla y por cuanto tiempo, por ejemplo: lavarse los dientes.
  • Conforme progresa y realiza adecuadamente lo que le pides, aumenta sus labores o su grado de complejidad.
  • Hazle asumir su responsabilidad de ayudar en casa, puedes apoyarte en los gráficos con recompensas y hacer algunos recordatorios para avisar a tu hijo que debe realizar la tarea.
  • Aplica consecuencias positivas si cumple con sus tareas. Recuerda tomar en cuenta que primero haya hecho lo que le pediste y después podrá disfrutar de algún privilegio, como salir a jugar después de haber tirado la basura.
  • Aplica consecuencias negativas para hacerle saber al niño que no hizo la tarea que se le pidió, por ejemplo reducir el dinero que le das para gastar, por cada vez que no hizo su tarea. Cuidado, si el no quiso hacer su tarea no se la hagas tú, es un error muy común que cometemos como papás. Es mejor que lo lleves y le digas que lo haga en ese momento y decirle que ocurrirá si vuelve a olvidarlo.

 

Evita asistir a sus actividades extra clase

Es común que los padres llevemos a nuestros hijos a actividades extra clase donde desarrollen sus habilidades, ya sea que los inscribimos a clase de guitarra, de fútbol, de danza, de karate, etc. Sin embargo en algunas ocasiones no sabemos qué sucede que nuestro hijo, ya no quiere ir a clases y no sabes a que se deba, quizás se encuentre desanimado, se sienta estresado entre las tareas y sus actividades, es rebelde o aún no está listo para esa actividad. A continuación te sugerimos tomar en cuenta los siguientes 8 puntos, para saber qué hacer en este caso.

 

  1. Deseos y habilidades
  • Permite que tu hijo tome diferentes clases y se desenvuelva en diferentes opciones. Observe a los maestros, y como se expresan con los niños en diferentes actividades. No tomes una decisión si tienes dudas. Infórmate y asesórate lo necesario.
  • Se realista, considera los costos, traje, materiales, mensualidad, horarios, quien llevará al niño, quien lo recogerá, entrenamientos, actividades extras, etc. Es importante que lo veas como una actividad que ayudará a tu hijo a desarrollar sus potencialidades y no como una carga pesada en tu horario, ya que tu hijo percibirá tu apoyo y tu entusiasmo.
  • Si tienes que comprar equipo muy costoso, te recomendamos que rentes o lo pidas prestado hasta que hayan tomado una decisión definitiva.
  • Toma en cuenta los deseos de tu hijo, quizás después de algunos años cambien sus intereses y quiera aprender algo diferente. Lo importante es que lo que haga lo realice con gusto y motivación.

 

2. El maestro

Infórmate que profesor estará conviviendo con tu hijo, no por ser el mejor profesor de la ciudad, será el más indicado para él. Debes asegurarte de sus referencias, su experiencia, platicar con otros padres sobre las experiencias que han tenido con sus hijos, la relación que lleva con los niños, su forma de comunicarse, el lugar, la cantidad de alumnos, etc.

 

3. Reconoce su dedicación

Platica  con tu hijo y le hazle saber acerca de su compromiso, ya que necesitará esforzarse y hacer lo mejor por aprender. Es importante que registres las metas que vaya alcanzando y recompenses su esfuerzo, por ejemplo: dale permiso de hacer una actividad que le agrade cuando termine de practicar.

 

4. Dedícale tiempo

Es importante que estés ahí cuando practique tu hijo, en especial las primeras semanas, ya que con tu presencia le harás saber que lo que él hace te interesa. Le darás apoyo y motivación. Conforme ya no sea necesario que estés ahí puedes observarlo de vez en cuando o en una ocasión especial. En caso de que tu hijo sea muy tímido puedes acompañarlo brevemente.

 

5. Optimismo

No hagas sentir a tu hijo que no está bien equivocarse. En vez de ello, debes hablar acerca de lo bien que lleva a cabo sus lecciones y posteriormente lo que tiene que mejorar y como lo puede hacer. Además indícale que tiene que ser paciente como cuando algo no le sale como le gustaría.

 

6. Aceptar el reto

Puedes realizar un contrato por escrito, en donde se establezcan los principales compromisos a cumplir por parte del niño sobre sus prácticas. En caso de que veas que tu hijo se esfuerza durante un tiempo y hay  pocos avances, y esta situación le está causando estrés es mejor que platiques con él sobre otras actividades.

 

7. Motivación

Puedes utilizar los gráficos, y reforzar la práctica o los avances de tu hijo. Puedes llevarlo por ejemplo a una actividad que se relaciona con lo que él practica, por ejemplo si baila, puedes llevarlo a un baile en el teatro, si toca un instrumento acompañarlo a un concierto, etc.

 

8. Los amigos

Si tu hijo se queja por dedicar tiempo a sus lecciones en lugar de salir a jugar con sus amigos puedes optar, por decirle que invite a sus amigos a sus prácticas o recitales para que se sienta acompañado.

Siguenos
Posted in Lalabum Padres.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *