7 juegos para que tu hijo permanezca tranquilo

Entre más pequeño es tu hijo más difícil es mantenerlo en un solo lugar, por lo general a los niños les gusta explorar y divertirse con cualquier cosa. Las palabras que usas son muy importantes cuando le hablas, por ejemplo al decirle “quédate quieto” deberás asegurarte que tu hijo comprenda lo que le quieres decir. A continuación te presentamos diferentes juegos para que tu hijo se mantenga sentado de forma divertida.

 

  1. Dile a tu hijo si es capaz de estar sentado mientras cuentas unos números, puedes empezar del 1 al 5. Cuando lo haga mímalo durante un rato y permite que dé una vuelta antes de volverlo a intentar. Cuenta hasta el 3 y da inicio nuevamente. Vuelve a felicitarle y acariciarle, cuenta nuevamente y ¡que comience el juego!, háblale con entusiasmo y ve aumentando el tiempo en el que puede permanecer sentado, quizá del 1 al 10 y así sucesivamente.

 

  1. Si tu hijo pudo permanecer sentado en el ejercicio anterior, te recomendamos que lo realices de forma diferente, por ejemplo con un cronómetro mide el tiempo y termina el juego cuando suene la alarma, gradualmente aumenta el tiempo. Recuerda no usar en exceso esta técnica ya que un niño no puede permanecer sentado por mucho tiempo. Puedes incluir en este juego alguna actividad mientras tu hijo permanece sentado, como colorear o hacer dibujos o actividad física.

 

  1. Juega a las estatuas, tu hijo deberá estar sentado sin hacer ningún movimiento. Realicen este juego de vez en cuando y premia sus logros conforme controle cada vez mejor sus movimientos.

 

  1. Cuando necesites que tu hijo permanezca tranquilo, toma una hoja de papel y un lápiz, por cada minuto que permanezca sentado haz un dibujo sencillo, como una estrella o una cara feliz. Si pasan 10 minutos tendrá un total de 10 estrellas. Pídele que las colore o las marque, y cuando las haya marcado todas el tiempo habrá pasado y tu hijo habrá ganado el juego.

 

  1. Le dirás a tu hijo que jugarán a que están en un avión, se ha puesto el cinturón de seguridad, después da la orden como el capitán del avión, de que la señal del cinturón está encendida por lo que debe permanecer sentado, después avisar que la señal está apagada, entonces tu hijo podrá pararse y estirar sus piernas. De igual manera puedes ir aumentando el tiempo en el que tu hijo permanece sentado.

 

  1. Usa tu imaginación y actúa con tu hijo, ¡oh no! tu asiento está lleno de pegamento, no podrás levantarte, te tomara un tiempo poder despegarte. Juega con él a que lo ayudas a despegarle.

 

  1. Acuerda con tu hijo que por cada minuto que pase sentado correctamente, podrá hacer algo divertido como hacer lo que más le guste por un minuto, felicitarlo por su paciencia. En caso de que no lo haga correctamente cambia esos minutos por tareas extras o ver menos televisión.
Siguenos
Posted in Lalabum Padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *